DestinosAmán

Por una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo.

Capital jordana de contrastes que creció sobre 7 colinas con muchísima vibra en sus calles.
Mezcla única de lo antiguo y lo moderno, edificios ultra modernos, hoteles de todas las categorías  servicios, galerías de artes, museos, boutiques de moda y cafés tradicionales, eso si, la evidencia del pasado estará siempre a la vuelta de la esquina.
Los habitantes de Amán son multiculturales, super hospitalarios, sonrientes y te ayudan donde vayas mas allá de que generes una relación de servicios o compras con ellos, es muy lindo caminar por lugares donde el idioma no es una frontera y no siempre hablamos la misma lengua, pero si hablamos el mejor idioma de todos, el del corazón.
Bueno, vamos a pasear:

Aman #1



La Ciudadela es un verdadero imperdible de la ciudad, es un viaje en el tiempo. Diferentes excavaciones han revelado restos romanos, bizantinos e islámicos tempranos y evidencias de ocupación desde el Neolítico convirtiendo este lugar, en uno de los espacios habitados continuamente más antiguos del mundo. Fue testigo del nacimiento de las tres grandes religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam, ello se aprecia en la Mezquita Omeya, dentro de la ciudadela, espacio de culto que ha sido templo de estas tres religiones. Este impresionante museo al aire libre te mostrará diferentes estructuras, tumbas, arcos, murallas, palacios, escaleras históricas  y dentro se ubica el Museo arqueológico de Jordania, cual contiene una colección de los objetos recolectados en diferentes excavaciones ordenados por periodos históricos. Muy cerca al museo se encuentra el espectacular, el Templo de Hércules, también conocido como el Gran templo de Amán, construido durante el reinado del emperador Marco Aurelio en el año 161 D.C. Durante el paseo por la Ciudadela te encontraras con diferentes miradores con excelentes vistas panorámicas  y carteles indicativos de cada edificio relevante.

Tips de visita:
• Destinarle por lo menos 2 horas a tu visita
• Llevar calzado cómodo y si viajas en primavera- verano no olvidar tu sombrero y agua.
• El ingreso te cuesta 3 JORDANOS.
• Guías habilitados en varios idiomas, hay en español, se encuentran al ingreso de la Citadela y la guiada te cuesta 35 USD por grupo.
• Si estas alojado en el casco histórico podes ascender directamente por las escaleras ubicadas frente a la plaza del Teatro Romano.

Templo de Hércules



Teatro Romano, bajo la Citadela, es una de las atracciones más impresionantes de Amán. Este empinado anfiteatro fue construido en el siglo II, durante el reinado de Antonino Pío y ofrece una acústica fascinante con espacio para que se sienten 6.000 personas. Es fácil quedarse sin palabras ante la excelente preservación e inmensidad de su volumen, al imaginar las multitudes que se reunían en él hace casi 2.000 años. A lo largo de toda la ciudad verás la influencia romana muy presente. El camino que lleva al anfiteatro te conduce por los restos de una vía romana y la columnata corintia. Antiguamente en este lugar se encontraba un mercado, entre el teatro y la calle.
Te invitamos a que te pares en el centro del escenario, para sentirte como un actor de la época y  te darás cuenta que su orientación es perfecta en cuestión de iluminación, durante el día, la luz solar incide en el escenario, pero sin dirigirse a los ojos de los espectadores y si te animas cantá tu canción favorita y escucha cómo tu voz resuena por el auditorio. Luego asciende por las gradas, con mucho cuidado, ya que es muy empinado, para tener una vista completa del teatro. Antes de retirarte podes visitar dos salas situadas detrás de las entradas uno es el Museo de Tradiciones Populares de Jordania y, al otro lado, el Museo del Folclore de Amán ambos cobran una entrada simbólica y el horario de apertura varía según la estación del año, los ticket se adquieren en un pequeño puesto ubicado en la plaza del teatro sobre Hashmi Street.



La Mezquita del Rey Abdulah I también conocida como la Mezquita Azul de Jordania es la única que se encuentra abierta a los visitantes que no practiquen la religión musulmana. El nombre esta dado porque su cúpula está repleta de mosaicos de este color, inspirándose en el verso del Corán que reza “Alá es la luz del cielo y de la tierra”. Se edificó en honor al Rey Abdulah entre 1982 y 1989.

Aman #2



Aparte de los atractivos antes detallados, hay 14 cosas que tenes que hacer en tu visita a esta ciudad:

1. Fumar una shisha de sabores en alguna de las tantas cafeterías con terrazas y disfrutá de las vistas de Amán.
2. Si te gustan las compras debes de pasear por Al-Wakalat, la peatonal de Amán. Allí se encuentran las tiendas de las marcas internacionales más reconocidas. Es el centro de la moda de la ciudad.
3. Deleitarse con la gastronomía local en Al-Quds (Jabal Amman), uno de los restaurantes más antiguos de Amán, te sugerimos el plato nacional jordano “Mansaf”, una combinación de arroz con azafrán y rebanadas de cordero, acompañado de la salsa de yogur de nombre “Jameed”.
4. Esperar el atardecer desde una de las 7 colinas.
5. Llevate recuerdos o souvenir de cualquiera de las tiendas de artesanías ubicadas en el  centro, eso sí, negociar y regatear lo más posible, técnica que los vendedores tienen super incorporada.
6. Si te gustan las joyas de Oro podes recorrer el mercado del oro ubicado en el centro de la ciudad. No son muchas las tiendas pero hay cosas preciosas.
7. Conocer la vida nocturna de la capital de Jordania; para eso, hay una amplia cantidad de locales que permanecen abiertos hasta la madrugada.
8. Amante de los autos? Entonces tu imperdible es el Real Museo del Automóvil cuenta con una interesante colección de motocicletas y autos que datan del tiempo de la Revolución Árabe, propiedad de los reyes.
9. Visitar la vieja estación de Hejaz, su museo del ferrocarril y la colección de locomotoras a vapor, hoy utilizadas para realizar excursiones.
10. Dejate un lugar en tu pancita para deleitarse con los dulces árabes que están para chuparse los dedos.
11. Ir a Kan Zaman, una aldea amurallada devenida hoy en restaurante de auténtica cocina árabe y complejo de artesanías, con tiendas que ofrecen variedad de productos típicos hechos a mano. Además, en el lugar son comunes los espectáculos de música y danza por las noches.
12. Si estas cansado o estresado es un lugar ideal recibir un masaje en un baño turco y un tratamiento exfoliante.
13. Probar “jugo” o “zumo” de caña de azúcar exprimida en directo en algún local del centro de Amán lo hacen fantástico y delicioso.
14. Los jugos de frutas van muy bien en cualquier puesto de la ciudad y se exprimen delante de tus ojos directo de la fruta. Te cuesta 1 USD el vaso.

Inconvenientes no hemos tenido ninguno en esta bella ciudad. El principal problema está en los taxistas. Generalmente estamos acostumbrados a que el taxista sea el que sepa adonde ir y como. Aquí no. Es el pasajero el que debe de saber guiar por donde y como ir al taxista. Lo mejor es pedirle al recepcionista del hotel que te escriba en un papel en árabe el lugar adonde quieres ir y como ir.  Los conductores no son muy simpáticos, tratar de engañarte es permanente, y negociar la tarifa antes de subir es esencial. Lo mejor es que el hotel sea el encargado de llamarlo y negociar la tarifa por vos.

Desde aquí nosotros hicimos base para recorrer otros atractivos como el Mar Muerto y Petra ya que en pocas horas llegas a todos lados. 

Jugos frescos en Amán



Sabores Jordanos “Jameed”




Suscríbete a nuestro Newsletter