DestinosEstambul

Una ciudad en dos continentes

No hay ninguna otra ciudad en el mundo que pertenezca a dos continentes, que tenga un lado europeo y otro asiático, así de exclusivo es este destino y en este post te dejamos todo lo mejor para visitarla durante todo el año.

Como empezar tu viaje por Turquía



Una rareza mística entre lo antiguo y lo moderno, donde el estrecho del canal natural Bósforo,  separa físicamente a ambos continentes. A un lado se encontraran con el mar de Mármara, y al otro, el mar Negro. Para sentirlo de cerca lo ideal es tomar un paseo en barco desde el barrio de Eminonu con un recorrido de dos horas, será suficiente para recorrer el Bósforo de punta  a punta, las vistas de la ciudad son espectaculares cruzaras puentes, veras los palacios de invierno y verano de los sultanes y las más de 2000 mezquitas de Estambul, te desafiamos a que las cuentes.

Al regreso te estará esperando el barrio Sultanahmet donde se concentran gran parte de los atractivos turísticos de este destino. Este barrio se erigió antiguamente ni más ni menos que Constantinopla. La ciudad fue capital de distintos imperios a lo largo de la historia, Romano, Bizantino, Latino y Otomano; todas fueron grandes civilizaciones que transitaron la historia universal y dejaron un gran legado aquí.

Muestra de ello, uno de los monumentos más radiantes del arte bizantino es la Santa Sofía. Fue 1000 años iglesia bizantina y 500 años mezquita, luego en 1935 fue inaugurado como museo.  Su interior está repleto de mosaicos de colores sobre hojas de oro, con las que se representaban distintos hechos bíblicos.  Una gran cúpula cubriendo el centro te dejara sin aliento con  55 metros de altura y más de 30 metros de diámetro. Notaran que hay varias figuras incompletas a lo largo de todo el museo, esto se debe a la destrucción realizada en la época otomana.
Todos los días de la semana está abierto desde 9:00 a 17:00 horas (Abril a Octubre hasta las 19:00), su entrada cuesta 30 liras turcas por persona. Para saber más detalles y secretos de no dejes de ver nuestro video:

Perdidos en el Gran Bazar



A escasos 100 metros de Santa Sofía se encuentran la Cisterna Basílica conocidas como las cisternas romanas de Estambul. Se construyeron para dotar de reservas de agua en tiempos de Justiniano I (527-565), sea para suministro o bien atesoramiento en caso de un ataque o bloqueo. Podrás ingresar y caminar por pasarelas entre 336 columnas de estilos muy variados, ya que fueron reutilizadas de antiguas estructuras y monumentos en desuso de la época. Dos de estas columnas llamaran tu atención porque tienen como base una cabeza de Medusa. Las cisternas funcionan de miércoles a lunes de 9:00 a 18:30 horas, atención que los Martes está cerrado. La tarifa de ingreso es de 20 liras turcas por persona.

Siguiendo con nuestro recorrido llegamos a la gran Mezquita de Sultan Ahmet popularmente conocida como la Mezquita Azul. Fue construida entre 1603 y 1617, durante el reinado de Ahmet I. Su nombre se debe al color azul intenso de los mosaicos que se colocaron en su interior. Para la  construcción se usaron nada menos que 21.043 azulejos, y tiene 260 ventanales alineados en cinco niveles. La entrada es gratuita, cumpliendo con algunos requisitos: entrar descalzo, pantalones largos, hombros cubiertos y las mujeres deben de cubrir su cabeza con un pañuelo. (tranquilos viajeros que se entregan “kits” a todos los turistas para cubrirse en caso que necesiten). Se puede visitar todos los días de 9:00 a 19:00 horas.

Para nuestro gusto la mezquita más bonita es la Mezquita de Süleymaniye. Mandada a construir por le Sultán  Suleymán el Magnífico  con algo de influencia Italiana, logro una construcción con un concepto diferente. Todo el complejo contaba con un hospital, una madraza, biblioteca, hammam (baños) y una cocina donde se asistía a los más pobres de la ciudad. En la actualidad en el antiguo hospital  funciona una imprenta, las cocinas son hoy un restaurante con mucho diseño y lo que se conocía como el callejón de los adictos es una zona de restaurantes aquí comerás las mejores judías o porotos de la ciudad. Está abierto de Lunes a Domingo desde las 9:30 hasta 16:30 horas.

Si viajamos hasta la época imperial de la ciudad el mejor reflejo lo encontraras en el famoso  Palacio Topkapi que simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano. Es desde este palacio donde los sultanes gobernaron su imperio hasta mediados del siglo XIX. En 1856, el Sultán Abdulmecid decidió trasladar su residencia al Palacio Dolmabahçe, un palacio de corte francés que lo verás durante tu navegación por el Bósforo. Todo el palacio tiene  700.000 metros cuadrados, cuatro patios y múltiples edificios en su interior como la sala de armas, cocina, establos reales y tesoro que demandaran mucho tiempo de tu visita.  El ingreso te cuesta 30 liras turcas por persona y está abierto de miércoles a lunes desde las 9:00 am hasta las 17:00 pm (Abril a Octubre hasta las 19:00 horas, Martes cerrado).

Delicias y algo más



El primer Shopping Mall del mundo empezó aquí, si! Si te gustan las compras Estambul es el lugar indicado, por sus calles encontraras cientos de tiendas de artesanía, moda, productos gastronómicos e incluso excelente falsificaciones en especial de carteras, según los vendedores bromeaban diciendo “Original de Turquía” jajajajaja muchas de ellas se encuentran el Gran Bazar, el mercado más grande del mundo y más antiguo con 45 mil metros cuadrados, 4000 mil tiendas, 22 puertas de acceso y más de 60 calles. Acá vas a encontrar desde suvenir, prendas de vestir, zapatos, artesanías, comida, oro pero un lugar que te super recomendamos en la casa de las alfombras usadas de Sisko Osman, no para que compres porque las alfombras son como el vino, cuan más viejas más caras, sino para aprender porque una alfombra es una pieza de arte en esta región (muy cerca de la puerta 16). Al Gran Bazar podes llegar en el tranvía Beyazit (Linea T1), está abierto de lunes a sábados de las 8:30 a 19:30 horas.
Aun no terminamos nuestro día de compras, nos queda visitar el Mercado de las Especias y sus bonitos alrededores. Los locales comerciales son súper modernos, los han restaurado en los últimos años, no esperes encontrarte un mercado marroquí o un zoco al estilo antiguo, aquí todo esta súper ordenado las especias embasadas y empaquetado listo para regalar. Deléitate con los frutos secos, te, quesos y el aroma a sus especias riquísimas durante todo el recorrido. El bazar está construido en forma de L y cuenta con 6 puertas por lo que te será muy fácil visitarlo. Te recomendamos que visites las calles que rodean al mercado porque son preciosas en especial la calle de las teteras y barbacoas (asadores), los fiambres y los locales de baklava. Si no tenes ganas de caminar podes tomarte el tranvía Eminonu (línea T1) que te dejará en la puerta de ingreso.

Toda la gastronomía es deliciosa y poco picante por lo que nuestros paladares están felices, no podes irte del país sin probar el Testi Kebab (carnes asada al plato con salsas y verduras en el plato), té en todas sus variedades, dulces como Lokrum, delicia de azúcar y agua de rosas; y por supuestos Baklavas, miles de ellos y de todos los sabores, aquí en nuestro video veras como identificar un buen baklava:

Navegando por el Bosforo



No vamos a cansarnos de decir que Linda estas Turquía, en todos sus rincones se respira buen aire, la gente muy alegre, las calles coloridas, la oferta para el turista es completísima cubriendo todos los servicios para todos los bolsillos.
En los enlaces relacionados encontraras el link para acceder a toda la información turística de este país.




Suscríbete a nuestro Newsletter