DestinosIsfahan

La segunda plaza más grande del Mundo

Un destino que te deslumbra no solo por lo magnifico de sus monumentos sino también por convertir el bronce en blanco como cerámica.

Plaza Naqsh-E-Jahan



Ya hospedados en el Hotel Irán , céntrico, con un valor de USD 45 la habitación doble por noche,  estábamos listos para comenzar nuestra visita por una de las ciudades más bonitas del país. Nos dirigimos a la gran Plaza Naqsh-E-Jahan ubicada a pocas cuadras de nuestro hotel y en pleno centro, nuestra primera expresión es decirte wuaaauuu! que grande es, con decirles que desde uno de los ingresos no veía a donde terminaba, tan grande es que fue originalmente usada como un campo de polo por los monarcas Safavidas (antigua dinastía que gobernó el actual territorio). Eran las 08.00 am y el sol brillaba en la fuente central digna de hacerles muchas fotos. Nuestro guía de Jireh Tour nos contaba que esta plaza es la más grande de Irán con más de 500 metros de largo y una de las más grandes del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1979.

La recorrimos un buen rato esperando que a las 09.00 horas abrieran los principales atractivos que rodean este lugar, cada uno en un punto cardinal diferente. Allí veras la Mezquita del Jeque Lotf Allah, el Palacio de Ali Qapu, Mezquita del Imán, la Puerta Qasarieh y el ingresoal Gran Bazar de Isfahán.

El Palacio Ali Qapu fue la residencia de los monarcas Safavidas quienes construyeron la mayor cantidad de edificios que hoy vistas de la ciudad. El nombre de este palacio significa “Puerta Sublime” y se sitúa frente a la Mezquita Sheikh Lotfollah. Su ingreso te cuesta 200.000 riales y accederás a todas las partes del edificio, tiene seis pisos, cada uno de estos con decoración distinta destacando los frescos de las escaleras que aún en día se conservan. El palacio cuenta con un gran  trabajo de filigranas hechas con estuco y yeso e implementaron mucha madera labrada para la decoración. Desde la terraza principal obtendrás estas increíbles vistas de toda la plaza siendo el mejor lugar para fotografiarla en altura.

La Mezquita Jameh es muy bonita y la más grande de la plaza, fue construida para que la utilizara el pueblo de Isfahán, lamentablemente estaba en reconstrucción durante nuestra visita y no pudimos admirarla en toda su belleza,  a pesar de ello el ingreso de 200.000riales nos lo cobraron igual. En su interior funcionan dos escuelas coránicas y una de ellas muestra en unas salas diferentes pasos de la historia que vivieron los musulmanes a través de fotografías.

La segunda Mezquita es Sheikh Lotfollah; la podrás identificar por su gran domo pero no así por sus minaretes ya que carece de ellos. Esto se debe a esta mezquita únicamente era utilizada por el monarca, recuerden que los minaretes se construyen para el llamado a la oración de los fieles. La decoración interior es bonita, predomina el color azul y la cerámica brilla por su esmalte. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1979. Ingreso de 200.000 riales por persona.

Arte de la Plaza Naqsh-E-Jahan




La puerta Qasarieh da ingreso al Gran bazar, se encuentra al norte de la Plaza de Naqshe-e Jahan. Esta puerta fue construida en el año 1619 y está decorada con frescos muy parecidos a los que verás en el Palacio Chehel Sotun. La extensión del Bazar supera los 5 kilómetros de largo y nosotros decidimos recorrerlo hasta llegar a la Mezquita de los Viernes,la más antigua de la ciudad con su domo, el más antiguo del país, declarada Patrimonio Mundial de la Unesco. Llegamos justo en el momento de plegaria por lo que no nos cobraron el ingreso y decidimos visitar los lugares permitidos en mucho silencio disfrutando de ver los fieles en su momento de oración y nos resguardarnos del calor bajo sus aéreas de rezo.

Si la panza te suena de hambre aprovecha en el Bazar para degustar Beryan, un manjar realizado con base de cordero tipo carne de kebab bien cocido acompañado con unas verduras para que lo comas junto con un pan tipo nan o turco. De postre unos ricos Gaz, dulces tradicionales iraníes parecidos a un turrón pero estos son de pistachos y más blandos. Los gaz de la marca Dardashti  son los que nos más nos gustaron, de fabricación local y a la vista!.


A unos pocos minutos caminado desde la gran plaza visitamos el PalacioChehel Sotun rodeado por unos hermosos jardines de67.000 m2. Esta compuesto por un gran palacio central sostenido por 20 columnas que reflejan en su estanque principal, por ello le dicen el palacio de las 40 columnas. Ante esto, las expresiones populares de los ciudadanos esta ciudad, cuando quieren agrandar algo o generar un superlativo de algo, utilizan en la frase “las 40”, obviamente en iraní, por estas columnas. El interior del palacio muestra fantásticos frescos recientemente restaurados que hablan de las luchas que han pasado en Irán y otras muestran encuentros protocolares con representantes internaciones, ya que ese era el uso principal de este palacio, celebraciones o palacio anfitrión. El ingreso cuesta  200.000 rial por persona.

El arte iraní es reconocido en todo el mundo no solo por la fabricación de las alfombras sino por un arte típico de aquí que se llama Enameling, consiste en bañar varias veces los diferentes recipientes en bronce con una lamina blanca y luego a mano se pintan cada uno de los diseños. Predomina el color azul haciendo único cada uno de estos productos. Pueden visitar el taller de las chicas de Irán-E-Bastan localizado en uno de los extremos del bazar.

Taller con las artistas mujeres de Irán-E-Bastan



Isfahán está situada sobre una meseta del centro de Irán a una altura de 1590 metros sobre el nivel del mar, la ciudad es atravesada por el río Zayandeh y por este motivo existen diferentes puentes uno más modernos que otros que conectan ambos márgenes del destino. Dos de ellos son los que nosotros te recomendamos que visites, por un lado el más concurrido por los locales, el Puente Sio Se Pol, construido en el año 1602 , tiene una longitud de 300 metros de largo y 14 metros de ancho. Es conocido también como el puente de los 33 arcos ya que su construcción cuenta con ellos.

A un poco más de un kilometro de distancia continuando sobre la Avenida Chahar Bagh se encuentra el puente Khaju, considerado uno de los más bonitos del mundo con un trabajo persa impresionante. Este puente fue construido en 1650 y cuenta con una longitud de 132 metros de largo por 12 metros de ancho.

En las afueras de la ciudad se encuentra el barrio Armenio con una oferta gastronómica de compras y diseños muy interesante para recorrerla al atardecer, aquí la gente va a tomar su té y por las noches es encuentro de los jóvenes. En el barrio se encuentra  la Catedral de Vank, el templo más importante del país para los armenios. Su interior está completamente decorado con frescos de gran calidad que representan escenas del Viejo y Nuevo Testamento. Algunas curiosidades que ver en la catedral, por un lado, en el altar se guardan las reliquias de San José de Arimatea; la otra se encuentra en el museo de la catedral que es un pelo humano que lleva una descripción en armenio, solo se ve con un telescopio! también busquen en una de sus vitrinas un junta lagrimas que era utilizado por las esposas cuando sus maridos se iban a trabajar por un periodo extenso y estas de tanto llorar las juntaban en un frasco jajajaj esto si fue divertido de ver!

Nuestro viaje por el país continúa hacia la localidad de Kashan, unos 50 km antes de llegar nos desviamos muy poco para visitar la localidad roja de Abyaneh. Se encuentra sobre las montañas y para acceder como turista debes abonar un  ingreso de 100.000 riales que se cobra en un puesto sobre la ruta de ingreso. El poblado tiene más de 2500 años de antigüedad y es un de lo más tradicionales de Irán. Las personas mayores se sientan por sus callecitas a vender sus productos con su vestidos tradicionales y unos pañuelos con flores muy coloridos típicos de aquí.

Para saber más informacion sobre Iran hace un click aquí "TODO IRAN"

Gran Bazar









Suscríbete a nuestro Newsletter