DestinosTanger

La ciudad portuaria marroquí más codiciada

Fue protectorado Francés, Español, paso por manos portuguesas, inglesas, belgas, holandesas y hasta Estados Unidos la deseó. Su intendencia llegó recién allá por 1960 con soberanía completa de Marruecos.

Puerta de la Muralla de Tanger



Te preguntaras porque tanto deseo hacia Tánger, la respuesta es clara cuando miras el mapa de ubicación, un puerto deseado, paso obligado por el estrecho de Gibraltar, excelente conectividad al ser el punto más al norte del continente africano como una de las puertas de entrada al Mediterráneo.

Hoy es una ciudad pujante, atraída por gran variedad de turistas de todo el mundo, grandes inversiones internacionales convirtiéndose en un gran centro de producción industrial. Esto será visible apenas llegues y veas el moderno puerto de mercancías y pasajeros. Atrás la ciudad claramente dividida en dos partes, por un lado la Medina (parte más antigua y amurallada) y la parte nueva con grandes construcciones modernas como centros comerciales y hoteles de alta categoría.
Nosotros nos alojamos en la medina ya que allí se encuentra lo más bonito para visitar, la historia y antiguos barrios europeos que acompañan la transformación de Tánger.

Horno comunitario de la Medina



Es muy fácil de caminar a pesar que veas sus pequeñas callejuelas con muchos puestos de ventas, comercios, joyerías y lugares para tomar el té. Seguramente cuando comiences a caminar algún hombre o niño te comenzará a acompañar para hacerte de guía. Al final del paseo vos colaboras con ellos con lo que puedas. Recordá que la clave número uno en Marruecos es negociar el precio de todooooo, aquí aprenderás a regatear mucho y confirma de ante mano lo que vas a pagar.
Nosotros recorrimos la medina con Abdul, un lugareño muy amable que nos llevó hasta la Kasbah, antigua fortificación donde vivía el Sultán, también allí se encontraban las casas de los gobernantes por ejemplo portugueses e ingleses. Muestra de esto es el palacio Museo de Kasbah. Aquí podrán recorrer las diferentes habitaciones donde se exhiben restos arqueológicos de diferentes épocas remarcando los romanos y los mosaicos de  la navegación de Venus de Volubilis. El ingreso te cuesta 2 euros por persona.

Visitando la Kasbah



No dejes de mirar cada agujero de la muralla por que allí tendrás vistas únicas como lo son las de la parte alta del Kasbah frente al mar. Aquí podrás ver hasta Tarija si el día está claro.
No dejes de caminar por sus callejuelas, ver el trabajo de los hombres bordando vestimenta típica marroquí como la Caftán o Chilaba, preparando el hilo, las fábricas de alfombras y las farmacias especialistas en herboristería. Famoso viajeras es el aceite de argán tan famoso en el mundo.
Sentate unos minutos en la Plaza 9 de Abril y allí comprenderás el movimiento social de este destino; llegas a ella saliendo de la puerta principal de la medina.

Sugerencias:
• Llevar dinero en efectivo ya que casi no se aceptan tarjetas de crédito.
• La estadía promedio es de dos días una noche.
• Si viajas a otros destinos de Marruecos podes hacerlo en los trenes ONCF. Primera clase es cómodo y compartirás con un máximo de 6 personas. Un ticket de Tánger a Fez nos costó 17 euros por persona y demora 5 horas.

Chilaba, vestimenta típica marroquí



Suscríbete a nuestro Newsletter