EtiquetasPatrimonioColonial

Un matrimonio que se unió en 1873 y nunca más se separo.

Ellos son Buda y Pest, separados por el río Danubio y hoy unidos por bellísimos puentes, que conforman esta impresionante ciudad.

Suscríbete a nuestro Newsletter